sábado, 8 de septiembre de 2007

Ensayo

Ensayo
“CARACTERISTICAS DEL DOCENTE PARA EL NUEVO SUJETO ESCOLAR”

AUTOR:

PAMELA KATHERINE OSSES ANDRADES.

FECHA: 14 DE JULIO 2007

Un docente para que pueda enseñar a los nuevos estudiantes debe ser una persona que tenga la vocación de enseñar a otros valores para poder respetar a los demás, normas, cultura para que podamos enriquecer nuestro vocabulario, estar al tanto de las noticias de nuestro país que nos interesan y que nos pueden afectar, ser capaz de recibir conocimientos por parte del resto y ser comprometido con la formación integral de sus alumnos, ya sea estimulándolos física, social y psicológicamente, para que estos se puedan enfrentar al mundo actual.

Pero no solo debe tener una vocación sino que además debe tener empatía, ponerse en la postura del otro, para poder entender las dificultades de sus alumnos, padres y apoderados, así los puede apoyar cuando se les presente alguna dificultad y tener lazos afectivos con estas personas para obtener una comunicación más eficaz.
Debe ser una persona que posea un lenguaje comprensible para poder comunicar ideas, sentimientos y emociones al resto, además debe tener amplios conocimientos sobre temas intelectuales ya que las futuras generaciones son una especie de máquina que todo lo que es nuevo tienen que conocerlo, y si el docente no tiene idea de lo que se trata será muy difícil que lo pueda explicar a los niños (as). Para esto el docente tiene que estar constantemente en contacto con sus colegas, en la realización de cursos de capacitación y perfeccionamientos en los cuales se les entregan herramientas para enfrentar los nuevos desafíos que nos traen las futuras generaciones.
El docente debe ser flexible capaz de entregar estrategias a sus alumnos para que construyan sus propios aprendizajes entregando una enseñanza de calidad, que sea significativa y se pueda utilizar en forma didáctica en la vida cotidiana.
El profesor debe tener un mediador en la entrega de conocimientos y en aspectos como el desarrollo individual, social, armónico, en lo académico y afectivo de sus alumnos.
Es por esta razón que se entiende su papel en la sociedad como agente activo y gestor de importantes cambios desde las edades tempranas de la vida, esto lo debe hacer en forma responsable, comprometida e incentivando a los alumnos a ser personas participativas en las labores que se les encomienden.

El educador debe formar personas conscientes de sus derechos, responsables solidariamente de un destino común, de las obligaciones y deberes que esto conlleva, que sean capaces de superar y construir permanentemente su propia vida y la de su sociedad. Para que haya un mejoramiento cualitativo, en la educación es indispensable que ella apunte al mejoramiento de la calidad de vida de las personas involucradas en el proceso.

Nos encontramos ante un mundo en crisis que sacude tanto a educando como a educador, por eso no nos podemos dar el lujo de que nuestra labor sea neutra. Investigar la realidad también desde la perspectiva del que se educa, y a partir de ella, construir el plan de acción educativo, permitir la participación global de los educandos en la vida escolar.

Debe ser capaz de despertar intereses y necesidades en un sujeto consciente, crítico, creador; autónomo y maduro; que determine su acción, que sea constante para acabar aquello que empieza; que sea capaz de buscar y encontrar su autorrealización personal y de ejercer su libertad, aunque corra el riesgo de equivocarse.

El profesor debe velar para que las interacciones que surgen en la convivencia cotidiana con los niños se resuelvan en un clima de buen trato y no violencia, considerando en todo momento su calidad de sujetos de derechos y velando por que éstos sean promovidos, cautelados y respetados por los distintos entes que forman parte de la comunidad educativa.

El docente debe buscar favorecer una educación de calidad, oportuna y pertinente, que propicie aprendizajes relevantes y significativos en función del bienestar, el desarrollo pleno, la trascendencia de la niña y el niño como personas.

Las relaciones de colaboración, la sana convivencia, la reflexión técnica el espacio para la creatividad y la contribución de cada uno de sus miembros, la corresponsabilidad frente al aprendizaje de los niños son aspectos necesarios de considerar en las relaciones que establecen los adultos que conforman los equipos técnicos.

La relación con otros actores de la comunidad e instituciones educativas del entorno más próximo le permite al docente sumar y coordinar esfuerzos de modo de generar mejores condiciones para los niños al interior de las unidades educativas.
En establecer vínculos afectivos sólidos con niños, que los hagan sentirse queridos, seguros y aceptados por los adultos que los rodean, permite una mejor comunicación con ellos y una mayor apertura e iniciativa para enfrentar las experiencias de aprendizaje.

El educador debe integrar a la comunidad educativa, a los padres, a las instituciones en la educación de los niños y niñas, esto es una herramienta valiosa en la labor educativa, puesto que ayuda a la mejor integración en las labores educativas.

El educador debe crear conciencia en los niños, deben inculcar valores positivos como: el no robar, el no mentir, el ser honesto, el ser solidario, etc., para que en nuestras futuras generaciones sean personas de bien y no de mal. Deben dar el ejemplo, deben demostrarles a los niños que ellos viven en valores y respetan a sus pares, para que así los niños imiten las acciones correctas y no las incorrectas.

El perfil de profesor debe ser un pprofesional capaz de enfrentarse a las exigencias que demandan los alumnos y los apoderados. Con un potencial a desarrollar, dispuesto a entregar y recibir conocimientos.

Que desarrolla el trabajo en equipo, que es un importante recurso para el desarrollo de los alumnos, puesto que permite la socialización y la expresión entre pares.
Debe tener una capacidad investigadora en acción de todos los eventos que interesan a los niños, que entregue aprendizajes que les son significativos para ellos y con estos ser capaces de utilizar en la vida para una mejor integración a la sociedad.

Ser un docente que trabaje en conjunto con la comunidad y que los haga partícipes en las tareas de sus hijos e hijas, colaborándoles en sus disposiciones, pidiéndoles su apoyo, enseñándoles a cómo se deben enseñar.

Enseñanza de manera lúdica, por medio del juego el niño aprende y desarrolla de mejor manera su potencial.

En general el docente es aquella persona que enseña con la intención de que los niños aprendan a comunicarse e interactuar con el resto de sus pares y sociedad en general.

La enseñanza para los nuevos alumnos debe ser equitativa, capaz de entregarle a cada alumno lo que necesita para aprender en valores trascendentales, que vaya más allá de la internalización de contenidos, está orientado a facilitar el acceso y desarrollo de nuevas habilidades y conocimientos que permitan mejorar la calidad de vida de las personas y avanzar en el acceso a mejores oportunidades de inserción social y en un futuro laboral, también el docente debe buscar construir espacios de encuentro, de fortalecimiento de la autoestima, de pertenencia, vinculación con otros, de construcción de lazos comunitarios y sociales propios de la vida cotidiana.

El profesor debe ser un líder, modelo, guía del aprendizaje, empático, con vocación de servicio, persistente, responsable, colaborador y comprensivo para asumir esta tarea que es enseñar a los futuros alumnos, teniendo la certeza que su trabajo será un significativo aporte a una sociedad más equitativa y también para su formación profesional y personal.